BURGOS LUCHÓ Y VIO COMO EL SUEÑO SE HIZO REALIDAD

Ayer fue un día complicado para el chileno Nicolás Burgos en el inicio de la competencia de individuales en los Juegos Olímpicos de la juventud que se están llevando a cabo en Buenos Aires, pero hoy Nicolás llegó al gimnasio con una calculadora en una mano y su paleta en la otra. Luchó cada set del último partido en el grupo y terminó viendo como lo que se veía como un sueño se hacía realidad.

Burgos comenzó su participación en el grupo B enfrentando al filipino Jann Mari Nayre, que en el papel era el rival más accesible del grupo en el que también estaban el estadounidense Kanak Jha,segundo sembrado del torneo, y el polaco Maciej Kolodziejczyk.

El debut no fue como se esperaba y el chileno cedió el partido por 4-1 (9-11, 11-6, 9-11, 6-11 y 8-11).

En el segundo partido Burgos debía enfrentar a Jha, que ya había vencido a Kolodziejczyk por 4-0 en su debut. El estadounidense venció a Nicolás por 4-2 (11-8, 11-4, 8-11, 9-11, 11-1 y 11-8), pero ya se vio un avance en el juego de Burgos.

En el otro partido del grupo Kolodziejczyk venció a Nayre por 4-0, por lo que de no mediar un milagro en el partido de Nayre contra Jha, el jugador que avanzaría como segundo del grupo se definiría en el partido entre el chileno y el polaco.

Nicolás necesitaba ganar por 4-0 para avanzar a los octavos de final de la competencia.

Kanak Jha hizo su parte y venció por 4-0 a Nayre y en el partido del chileno cada set era una final. Burgos ganó los primeros dos sets con marcadores de 11:7 y 11:7, pero en el tercer set el europeo se puso 10-4. Burgos tuvo que remontar los seis puntos de sets, puntos que lo dejarían fuera de la llave principal, para finalmente ganar el set por 12:10. En el cuarto set Nicolás venció por 11:9 y aseguró así un lugar entre los mejores 16 jugadores juveniles del planeta.

Marco Astudillo, entrenador de Nicolás nos comentó que “ayer fue un día de ver muchos videos del rival y determinar cómo entraríamos a jugar… Hoy llegamos temprano al gimnasio para entrenar todo esto. Sabíamos que se debía entrar con todo porque se debía ganar por 4-0 para pasar y Nicolás luchó con todo, como debe ser. Nunca se dejó rendir y logró este triunfazo para seguir con vida en los Juegos Olímpicos.”

“Ahora vamos a enfocarnos en lo que viene”, finalizó Astudillo.

El propio Nicolás nos confesó que “al principio no lo podía creer. En cada set iba abajo y los remonté. Finalmente pude ganar y pasar el grupo. Estoy muy, muy feliz.”

En cuanto a las expectativas para mañana, en octavos de final, nos dijo que espera “ganar al rival que sea y seguir avanzando.”

El rival que le entregó el sorteo fue Lin Yun-Ju, de Taipei. Burgos enfrentará al cuarto sembrado en un partido que se jugará a las 11:30 de la mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .